Reseña | Corazón de mariposa de Andrea Tomé

10 mar. 2015

Título: Corazón de mariposa
Autora: Andrea Tomé.
Páginas: 263
Encuadernación: Tapa blanda con solapas.
Editorial: Plataforma Neo
Precio: 15,90 €
Publicación: Marzo de 2014.
ISBN: 978-84-15880-78-3
Saga: ---

SINOPSIS

Victoria y Kenji comparten un secreto: las cicatrices que recorren sus muñecas. Para ella, los días transcurren contando calorías e intentando que su hermana no la obligue a comer más de lo que ella considera suficiente. Él va escondiendo las marcas de su pasado bajo tatuajes y trabajando de sol a sol en un bar para amantes del rock. Ambos están solos, aislados del mundo... Hasta que Kenji descubre a Victoria en los baños del bar donde trabaja rodeada de un charco de sangre. Todos creen que ha intentado suicidarse, porque sufre anorexia, porque su novio acaba de dejarla, porque en definitiva, parecía inevitable. Pero nadie entiende la realidad... Hasta entonces. Victoria y Kenji se mueven a la velocidad de la vida, e inevitablemente acabarán encontrándose.

(4.5)

OPINIÓN

Para empezar con esta reseña, diré que Corazón de mariposa, es un libro duro. Cuando decides leerlo, no puedes esperarte una historia feliz. Es un libro desgarrador y agridulce, que en muchos momentos te deja con un mal sabor de boca.

Hay que contar, con que el tema principal es la anorexia, una enfermedad de la que todos pensamos que sabemos lo necesario, pero de la cual, no tenemos ni idea. En la actualidad, nuestra sociedad sigue manteniendo ciertos prejuicios, como que las anoréxicas son niñas caprichosas que lo único que quieren es llamar la atención del chico que les gusta, y por eso dejan de comer para tener un cuerpazo. Pues no. Tanto la anorexia, como la bulimia, son enfermedades mentales con consecuencias físicas, y lo que se debería hacer, es tratar con cariño a las personas que las padecen y ayudarlas en lo máximo posible, y no intentar obligarles a comer, porque precisamente es eso lo que ellas quieren evitar, y hará que se sientan peor.

Y ahora, comencemos con el libro.

La historia nos la cuenta Victoria, una chica anoréxica. Todo comienza cuando Marcos, su novio, le pide un tiempo en su relación, porque él se va a estudiar al extranjero, o lo que es lo mismo para ella, rompen. Victoria se mete en el baño de un bar llamado Dragón Fe, y decide autolesionarse para liberar su sufrimiento, pero se le va de las manos, por lo que es internada de nuevo en un centro para que se recupere, y vuelve a recaer en la anorexia.




Nadie respeta nuestro ritmo. Nos movemos a la velocidad del sonido, y resulta inevitable chocar cuando lo haces. 


En cada momento, Victoria nos cuenta cómo se siente al introducir cada mínima caloría en su estómago, como reacciona su familia ante su enfermedad, y el trato de los enfermeros, que no llegan a entenderla como a ella le gustaría.

Al cabo de unos días, después de salir del centro, que para ella era una especie de cárcel, reaparece Kenji, el chico que le salvó la vida, cuando a ella se le fue todo de las manos.

Al principio, ella no quiere saber nada del chico, para no recordar el pasado, pero cuando descubre que él también esconde unas cicatrices en su muñecas, motivo de su pasado, Kenji se convierte en el principal apoyo de Victoria, se convierte en la persona con la que puede olvidarse de las voces que la insultan en su cabeza, al menos durante un momento.

Personalmente, esta novela, se ha hecho un gran hueco en mi corazón. Nunca había leído nada referente al tema de la anorexia, por lo que Corazón de mariposa me ha abierto los ojos.





Me pidieron que bajara del tren, cuando ya estaba en marcha, y era demasiado tarde. 


Nos enseña la cruda realidad de una enfermedad que gran cantidad de personas sufren cada día, y gracias a ello, me he dado cuenta de que nunca sabes si lo que ves en la calle es lo real, ya que puede ser, que alguien esté sufriendo por detrás sin que tú lo sepas.

Cuando estaba leyéndolo, hablando de ello un día con mi madre, y comentándole la temática, me preguntó que si no me agobiaba leerlo, y estar sufriendo. Y no voy a mentir, en algunas partes me agobió bastante, pero no por la temática, sino porque me hacía pensar que de verdad hay gente pasándolo tan mal como nuestra protagonista.

En defintiva, Corazón de mariposa, es un libro que realmente merece la pena leer, y que nos ayuda a intentar comprender a la gente con este tipo de enfermedades. La vida es dura, y hay que demostrar que se le puede plantar cara.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada